Home » Novedades » Dr. Follari: “Llegamos a la escuela y entramos a un museo”

Dr. Follari: “Llegamos a la escuela y entramos a un museo”

El profesor Roberto Follari, quien llegó como profesor de la Especialización en Docencia Universitaria, fue entrevistado por los conductores del programa radial Café Científico que se emite por Radio Universidad los viernes a las 16.30 hs.

Entre sus contundentes declaraciones salen a la luz las fuertes críticas a los sistemas de evaluación, por ejemplo las pruebas de PISA.

“Es erróneo que no se tenga en cuenta la deserción, porque entonces se mide solo los alumnos que han llegado al final y no cuántos se quedaron en el camino, cuanto más expulsiva es una institución mejor le va porque los que se tuvieron que ir no figuran en ningún índice. Si usted ingresa a pocos van a llegar muchos, con lo cual se estaría invitando de manera secreta a que el ingreso sea lo más cerrado posible, no sé si la intención de algunas autoridades es esa pero en los hechos funciona así”.

“Me sospecho que hay países donde el nivel de exclusión escolar es mayor que en Argentina. La Asignación Universal por Hijo hizo que una buena cantidad de personas entraran al aparato educativo y son aquellas que tienen un capital simbólico y una condición social peor, obviamente que eso tira abajo el resultado del promedio, pero es algo extremadamente útil y bueno que estén allí dentro.”

El profesor plantea que la inadecuación estructural de la escuela a las nuevas condiciones culturales, no solo en la escuela argentina sino en la escuela como institución, hace que los chicos no se interesen y no le asignan la importancia que nosotros le asignábamos tiempo atrás porque aprendíamos cosas que genuinamente se usaban. Por eso se pregunta ¿cuánto del mundo computacional, del mundo de internet, de las nuevas tecnologías entran en lo escolar hoy? La mayoría de los docentes están en desventaja con sus alumnos, se sienten vulnerables y van a la tiza y el pizarrón, pero es insuficiente frente a las nuevas tecnologías en una sociedad posmodernizada, vertiginosa, hiperestimulada por parte de los sujetos. “Llegamos a la escuela y entramos a un museo, ahí la vida es otra cosa orden disciplina, escucha sistemática. Insisto que hay una parte de ello que es inevitable para aprender, pero hoy la lectura y la escritura tradicionales son solo una parte del conjunto de las destrezas y hoy la mayoría se aprenden en la calle con lo cual el chico siente que la escuela está ausente en esos casos”.

 


Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *